encuesta minedu

banner jornada 2017

mapita click

campus virtual enlace 2017

icono-transparencia

biblioteca virtual

1icono-resoluciones

banner-aula-virtual-2016

banner-posgrado-2016

banner-repositorio-new

banner-defensoria-universitaria-2016

banner-vicerrectorado-investigacion-2016

banner-dgcaya-2016

banner-directivas-2016

banner-galeria-fotografica-2016

 

Contamos con

más de 20 carreras

profesionales

 

Noticias y Eventos

Proyectos ambientales de la UNTRM obtienen primer lugar en Congreso Internacional
Los estudiantes de la Facultad de Ingeniería Civil y Ambiental de la... Ver más...
Todo listo para APPA 2017 en la UNTRM
La Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas es sede de... Ver más...
Más de 800 postulantes en examen de Admisión 2017-II
Más de 800 postulantes rindieron el Examen de Admisión 2017-II, de la... Ver más...
UNTRM firma convenio de cooperación con fundación AVSI
Con la finalidad de generar sinergias que permitan contribuir al desarrollo... Ver más...
Estudiantes de Jaén, Ocumal y Celendín ocuparon los primeros puestos de ingreso a la UNTRM
Estudiantes de Jaén, Ocumal y Celendín ocuparon los primeros puestos de... Ver más...
UNTRM otorga primeros Grados Académicos de Maestro
La Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas (UNTRM), a... Ver más...
prev
next

TV - UNTRM

Eventos

Eros_PsiqueEn Anatolia vivía un rey que tenía 3 hijas a cual más hermosas. La menor, Psique, era de tan deslumbrante belleza que multitud de personas acudían para ver  el singular espectáculo y la adoraban como si se tratase de la propia diosa Afrodita.

Su reputación creció tanto que ya nadie peregrinaba a los templos para adorar a Afrodita, cuyos altares se empezaron a quedar sin ofrendas y cubiertos de fría ceniza. Esto convulsionó el ánimo de la diosa quien se dijo a sí misma:

- Esa jovencita no va a usurpar por más tiempo mis honores. Haré yo que se arrepienta ella sola de su afamada hermosura.

E inmediatamente llamó a su hijo Eros y se lo llevó a la ciudad para mostrarle a Psique y tras contarle el motivo de su odio y rivalidad con la muchacha, le pidió:

- Por los lazos del amor maternal, te ruego que vengues a tu madre. Sólo te pido que consigas que esa joven se abrase de amor por el más despreciable y ruin de los hombres, alguien a quien la Fortuna le haya golpeado hasta el punto que no se pueda encontrar mayor desdichado en el mundo. Pero Eros quedó profundamente enamorado de la muchacha y decidió no cumplir los deseos de su madre.

Mientras tanto, a Psique  la contemplaban y admiraban, pero ningún hombre se le acercaba como pretendiente, por lo que permanecía en casa llorando su soledad, resentida contra su cuerpo y odiando su belleza. El padre comenzó a sospechar que tenía malquerencias con los dioses por lo que se acercó a consultar al oráculo de Apolo, quien le contestó:

- En el monte más alto, coloca a tu hija vestida de novia. No esperes a un humano como yerno sino a un verdugo cruel y alado.

El rey volvió desconsolado a casa para dar cumplimiento al oráculo al cual Psique debía someterse. Se hicieron las ceremonias nupciales y partió el pueblo triste acompañando a su princesa hasta la roca señalada en el más alto de los montes.

Llegaron, por fin, a la roca donde dejaron sola a la muchacha. Estando Psique muerta de miedo y llorando, se levantó un suave Céfiro, que la elevó y la transportó monte abajo hasta dejarla reclinada sobre una pradera cuajada de césped en flor, donde se quedó dulcemente dormida.

Al despertar, lo primero que vio fue un bello bosque con una fuente de agua, y en medio, una mansión regia construida con divino artificio. Inmediatamente, Psique se sintió atraída por la riqueza y magnificencia de la construcción y decidió cruzar el umbral. Lo que más le llamó la atención es que tantas riquezas no estuviesen protegidas con rejas ni cadenas ni un guardián.

Mientras observaba todo, le abordó una voz sin cuerpo:

- ¿Por qué estás aturdida ante tantas riquezas? Tuyas son. Los de las voces que oyes somos tus criados y vamos a estar cerca de ti para servirte.

Después de ser engalanada y servida como una reina, Psique se retiró a dormir. Entrada la noche, oyó llegar al marido secreto, quien se metió en su cama y la amó apasionadamente. Al amanecer, su amante marido se alejó presuroso, antes de que Psique pudiera ver su rostro.

Con el fin de evitar la ira de su madre, Eros visitaba a Psique por las noches para no ser reconocido y prohibió a esta cualquier indagación sobre su identidad. Las cosas fueron sucediéndose de esa manera durante un tiempo.  

Una noche, su furtivo amante le dijo:

- Mi dulce amor, se acercan terribles peligros de los que tienes que protegerte. Tus hermanas te están buscando para ver si estás viva y pronto llegarán a la roca del monte. Cuando oigas sus lamentos, no respondas, porque me darías un gran disgusto y acarrearías la ruina hacia ti.

Asintió ella, pero al día siguiente no hizo sino llorar y lamentarse de estar en una cárcel de oro alejada de todo contacto humano. Al llegar la noche y entrar el marido en la cama, la encontró llorosa aún. Después de incansables ruegos consiguió que él accediera a sus deseos de ver a sus hermanas.

A la mañana siguiente Psique se reencontró con sus hermanas. Después de la bienvenida les fue mostrando la opulencia del palacio, la cantidad de voces a su servicio, y las obsequió con las más exquisitas atenciones durante su estancia. Las hermanas comenzaron a incubar una gran envidia en sus corazones y no dejaron de interesarse con malsana curiosidad por el dueño de todas aquellas maravillas.

Los encuentros entre Psique y su familia se hicieron frecuentes y un día, a insistencia de sus hermanas, Psique confesó que no conocía la identidad de su marido. Movidas por la envidia, persuadieron a su hermana de que era imperativo que descubriese la identidad de su marido ya que solo un monstruo ocultaría las formas de su terrible aspecto ante su propia esposa.

Psique se quedó desolada y triste por el horror de aquellas sombrías palabras y recordó la insistencia de su esposo de no descubrir su rostro y, llenándose de desconfianza, decidió faltar a la promesa.

Esa noche, tras quedar dormido su esposo, se acercó a él con una lámpara. Al alumbrar la oscuridad del lecho, descubrió al propio Eros, el amor mismo, bello y maravilloso plácidamente entregado al sueño. Se puso a contemplar por largo rato la perfección del divino rostro y el resto del cuerpo del cual salían unas alas blancas suaves y tibias. Se abrazó apasionadamente a él, y en la excitación, la lámpara dejó caer una gota de aceite hirviendo. La quemadura despertó a Eros, que al ver la luz, se desembarazó de los abrazos de la esposa increpándole: "¿Qué has hecho? Solo podíamos ser felices si tú desconocías mi identidad. Ahora todo ha terminado, sabes quién soy y no puedo permanecer a tu lado". Se separó en silencio y levantó el vuelo hasta perderse en las alturas.

Psique, al ver desaparecer a su marido, se lanzó a las aguas de un río cercano con la intención de ahogarse; pero el río, por miedo a Eros, no permitió que se hiciera daño, depositándola en una suave ribera. Pan, dios de los pastores, viendo el abatimiento de Psique, se acercó y le dijo:

- Deduzco que te ves atormentada a causa de un gran amor. Hazme caso, no conciertes cita alguna con la muerte. Abandona el dolor y la tristeza e invoca suplicante a los dioses el perdón y muéstrate sumisa ante ellos.

A partir de este momento, las cosas se mueven a otro ámbito. Psique comienza a deambular enloquecida, como les suele suceder  a los mortales cuando se pierde al amor.

Mientras tanto, Afrodita se entera, por una gaviota, de la herida de Eros y de cómo éste se encuentra perdidamente enamorado de Psique, su odiada rival. Encolerizada busca a su hijo; encontrándolo herido en su dorado tálamo, lo increpa con humillantes improperios y le amenaza por su traición.

Mientras tanto, Psique no paraba de ir de un lado a otro buscando desesperada rastros de su amado. Entró a los templos de Hera y Deméter. En ambos les suplicó a las diosas que la ayudaran, pero éstas se negaron a oír sus ruegos y le avisaron que Afrodita, iracunda, había ofrecido recompensa para quien le informara de su paradero, por lo que finalmente decidió dirigirse al encuentro de la diosa.

Fue recibida por una de las criadas, Costumbre, quien insultándola, la llevó a la presencia de Afrodita. Ella la entregó a otras dos criadas, Soledad y Tristeza, para que la martirizaran. Tras estos castigos la diosa accedió a darle el perdón y regresarle al amor perdido si cumplía con una serie de pruebas, cada una más difícil que la anterior. La llevó hasta un granero donde había mezclados una montaña de granos de mijo, centeno y cebada, luego le ordenó que los separase por clase antes del amanecer, y dándole la espalda se alejó.

Psique, desesperada, apenas pudo separar una pequeña parte de los granos cuando ya se anunciaba el amanecer; entonces, una hormiga, al darse cuenta de la dificultad del trabajo, se compadeció de la muchacha y convocando a todas las hormigas de la tierra, les dijo:

- Compadezcámonos de esta hermosa joven y ayudémosla a lograr su tarea.

Una tras otra se pusieron en movimiento, y después de clasificar las semillas, se fueron sin dejar rastro.

Al llegar el día apareció Afrodita, quien al ver terminada la tarea  llamó a Psique para encargarle otro trabajo: debía traerle un vellón de lana caliente, suave e invisible de las ovejas del monte Ados, animales gigantes que mataban con sus cuernos a todo aquel que se les acercase. Y hacia el monte se dirigió Psique, con la intención de arrojarse al río que por sus faldas pasaba pues no podía soportar la separación del ser que amaba. Al llegar a la orilla, una caña verde le dijo:

- No te atrevas a manchar con tu desventurada muerte la limpieza de mis cristalinas aguas ni se te ocurra acercarte a esas terribles ovejas porque mientras reciben el calor del sol suelen ser poseídas por una fiera excitación y atacan a los hombres dándoles muerte con sus cuernos. Cuando se haya aplacado la luz del mediodía y las ovejas estén distendidas, podrás recoger la suave lana  que se engancha en el follaje. Así fue como la humilde caña le mostró a Psique el camino de la salvación.

Ni siquiera el peligro de esta segunda acción mereció el reconocimiento de Afrodita quien apenas vio llegar a Psique con el encargo, la envió a su tercera prueba: traerle una vasija  llena con agua del manantial, que se encuentra en lo alto de una escarpada montaña, que da origen a las lagunas Estigias.

Empezó a subir la altísima montaña, pero la angustia de aquella alma inocente no pasó desapercibida porque, de repente, acudió en su ayuda el ave real del supremo Zeus, el águila, quien le quitó la jarra llenándola con el agua solicitada.

Y así fue como Psique consiguió volver una vez más con la tarea cumplida. Pero ni así se apaciguó la crueldad de la diosa, quien de inmediato le entregó una cofrecillo de oro diciéndole que debía ir hasta el reino de la muerte, el Hades, y decirle a Perséfone, diosa del inframundo: "Afrodita te ruega que  pongas en este cofre un poco de tu hermosura, pues la que ella tenía se ha marchitado con la fatiga de cuidar a su hijo enfermo". Entonces fue cuando Psique sintió más de cerca su destino fatal al comprobar que no había forma de cumplir su misión sino entregándose a la muerte. Sin pensarlo más se subió a una torre altísima desde la cual intentó arrojarse, pero la propia torre le habló persuadiéndola de que desistiera de su idea y explicándole cómo podría llegar directamente al encuentro con la diosa de los infiernos sin tener que suicidarse.

Así, instruida por la torre Psique apaciguó con un pastel de cebada al can Cerbero, perro monstruoso de tres cabezas con una serpiente en vez de cola, que guardaba las puertas  del inframundo; y pagó el óbolo a Caronte, viejo balsero que transporta las almas por el río Aqueronte hacia el reino de muerte.Finalmente, llegó a los pies de Perséfone y le transmitió el mensaje de Afrodita, a lo cual la diosa del Hades accedió gustosa, pero pidió a cambio la voz de Psique.

Al salir de los infiernos se sintió tentada por la curiosidad de abrir la caja y colocarse un poco del divino contenido para gustarle más a su amado. Pero al hacer esto del cofrecillo salió una adormidera, cuyas hojas, adhiriéndose a las formas de su cuerpo, le produjeron un sueño estigio que la dejó sin sentido sobre el propio camino.

Mientras tanto, Eros ya se había recuperado de su herida y al enterarse de los sufrimientos a los que se había sometido Psique por amor, la perdonó y se legó a la tarea de buscarla.  Cuando la hubo hallado, limpió la adormidera de su cuerpo y así dormida, la llevó en sus brazos hasta el Olimpo, para presentársela a Zeus y pedir piedad para los dos.

Zeus consultó con Afrodita, que ya la había perdonado, y Psique despertó del sueño mortal al mismo tiempo que recuperó la voz y a través de una copa de ambrosía que Hermes le dio a beber, se le transmitió la inmortalidad.

Inmediatamente se celebraron las bodas con presencia de todos los dioses y la pareja quedó unida yendo a vivir en el Elíseo. Con el paso del  tiempo nació una hija a la que llamaron Hedoné, la personificación del deseo sexual y la lujuria.

La historia de Eros y Psique es una de las más conmovedoras de la mitología y aunque las versiones son diversas, en esencia lo que nos cuenta son las tribulaciones del alma (Psique) para alcanzar el amor (Eros) y, por su  intermedio, la inmortalidad. También se ha colegido que el amor exige, para su permanencia, cierta ignorancia de la verdadera personalidad del ser amado; cuando esto no se cumple, el amor se empieza a diluir hasta que se pierde.

 

Resumen libre basado en la versión de El asno de oro (Apuleyo).
Música: One man's dream (Yanni Chryssomallis). 

 

{backbutton}

Ofertas de trabajo en nuestra bolsa de empleo. Ingresa tu currículum, encuentra las ofertas y postula.

Bolsa de Trabajo

Ingrese al correo institucional de la Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de Amazonas.

Correo Institucional

Información referente a la UNTRM, cifras, estadísticas y todo lo que desee lo podrá encontrar en estos números.

Indicadores de Gestión

Antes de realizar la matrícula, es obligatorio aplicar la encuesta del Ministerio de Educaciónencuesta minedu

baner matriculas 2017 ii